Join the Conversation

No comments

  1. o como la alegría de un hijo saltando en tu cama, justo en el vértice de esa parábola casi vertical, cuando ya dejó de subir pero todavía no baja.

Leave a comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *