Bien y mal

La canadiense Anne Adams tuvo una forma de demencia que también afectó a Maurice Ravel. Los dos sufrieron pérdidas de lenguaje, los dos desarrollaron nuevas formas de creatividad. Ravel compuso el “Bolero”, repetitivo, estructurado, creativo como nada. Adams pintó imágenes como la que representa una migraña (a la derecha, un fragmento; en el New York Times, la imagen completa)… repetitiva, estructurada, creativa como nada.

Ah, esa sensación tan rara de que si el cerebro hace algo nuevo, anda mal.

Join the Conversation

No comments

Leave a comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *