Join the Conversation

No comments

  1. Lo más impresionante: las marcas abajo, en la puerta.
    Pies, ruedas de bici o de cochecito, patadas de un vecino, piecito apoyado en la puerta durante beso de umbral, vaya a saberse.

  2. ¡Sí! Hay muchas puertas así, aunque uno en general no se fije. Se cuentan muchas historias en la parte baja de las puertas.

Leave a comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *