F 46-50

Me señalaban, reían de felicidad, ponían al máximo el zoom de sus cámaras para inmortalizar mi expresión de sorpresa.

*

Lo que importaba era haber encontrado una frase sugerente, algo que hiciera pensar a quienes debían recibirla.

*

Aspiró hondo, dejando que los pelos más largos y más blancos del bigote se le metieran en la boca.

*

El viento del otro mundo es un viento interior que siempre sopla al revés y sin fuerza: agita los recuerdos, le quita el sombrero a la fantasía.

*

La inercia de su cuerpo, la lentitud de su cerebro y la majestuosidad pausada que acostumbraba poner en todo lo que hacía lograron que tardara un millón de años en actuar.

Leave a comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *