F 31-35

No sabía hasta qué punto los guardianes que había al otro lado del teclado eran capaces de leer entre líneas, pero en los momentos de pesimismo llegaba a temer lo peor.

*

Tuvo ganas de estornudar, tal vez a causa de los detalles insólitos de la situación, pero se contuvo.

*

La araña volvía a asomarse y a meterse adentro: se veían dos patas, luego ninguna, luego tres y la cabeza, luego una sola.

*

Las ventanas abiertas y las ventanas cerradas de los otros edificios daban un ejemplo ideal de distribución aleatoria.

*

Un poco antes del fondo se abría otro agujero, perpendicular al primero, que corría hacia la izquierda.

Leave a comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *