F 21-25

Su gato ha vuelto a dormir bajo el escritorio, como si las cosas estuvieran más tranquilas.

*

La navaja seguía avanzando, y a la vez parecía detenida en un instante que no terminaba de transcurrir, a medio camino de la sangre que esperaba turno para entrar a escena.

*

Les gritaba cosas y los cocodrilos se apartaban.

*

La secretaria del juzgado parece tener las pestañas cada vez más largas, las piernas más esbeltas, y la vida más aburrida.

*

Tendrían que esquivar a los guardianes, provistos de órdenes indescifrables y armas arbitrarias.

Leave a comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *