F 16-20

La situación era lo bastante insólita como para llamarla emergencia.

*

Me siento delante de ella y pone las piernas bien juntas, se queda quieta y no me mira jamás a los ojos.

*

Repetía el siete porque podía pronunciarlo sin aflojar los dientes, separando los labios en un gesto de rabia, y porque no conseguía llegar al ocho.

*

Creo que llevo encima la misma cara de cansado que ellos.

*

El falsificador es un caso raro, porque sus billetes falsos se reconocen con toda facilidad y son tan creativos que valen más que los billetes verdaderos.

Leave a comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *