F 11-15

Me levanté antes de lo acostumbrado, poniéndome un short y pantuflas, moviéndome con una torpeza diferente de la habitual, frotándome un ojo por vez para mantener el otro en guardia.

*

Si soy capaz de contar dos o tres, y creo que hay tres o cuatro más, que de momento no recuerdo, entonces redondeo y digo: tengo cuarenta o cincuenta problemas pendientes.

*

Quería que imaginase la sangre mezclada con el barro, las armas apuntando a una luz distante en medio de la oscuridad, las oficinas del Estado Mayor donde el curso de las batallas se desviaba hacia un archivo de informes limpios y desinfectados.

*

El espejo del botiquín estaba en uno de sus días amables, de modo que lo miré un rato.

*

Sale del mercado sin haber podido evitar la compra de una linterna, cuatro papiros en blanco y un papagayo, que le será enviado por correo en los próximos días.

Join the Conversation

No comments

  1. Eso es lo que yo llamo redondear problemas. Capaz a este ritmo, más tarde o más temprano, tenés unas cien o doscientas soluciones disponibles.

Leave a comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *