F 6-10

La silla de madera, débil tras mucho tiempo de humillaciones, se inclinó a un lado.

*

Casi siento placer, mientras entreveo una galería infinita de puertas que se abren, mostrando cada una de ellas un problema mayor que el anterior.

*

Ahora sí, faltaba abrir los ojos para crear el mundo.

*

El perro lo miraba con unos ojos que se hacían cada vez más húmedos, a medida que las paredes lo apretaban y lo extendían hacia los costados, pero no importaba cuánto adelgazara, mantenía su forma: en algún momento terminaría siendo una superficie infinita a manera de perro interminable, encerrada entre dos superficies infinitas.

*

En la cocina, el ayudante que lleva un gran cuchillo siempre consigo está dispuesto a pasar unos minutos acodado en una mesa, charlando.

Leave a comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *