F 1-5

Escribí estas palabras varias veces, buscando otras que me gustaran más, pero no las encontré.

*

Los montones de objetos inútiles, las cosas que no habían completado el camino entre la novedad y el desperdicio, se agazapaban en los rincones, preparándose para saltar

*

Moví las manos en abanico hasta que las muñecas crujieron y la tensión bajó.

*

La pila de papeles se desparrama por mi cabeza y no puedo pensar.

*

—Rumores, rumores —dice el oficial, echándose hacia atrás en su sillón—, todos son rumores en esta ciudad.

Leave a comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *