Tienen sueño los brazos de Arlos

Tienen sueño los brazos de Arlos mientras rema lentamente río abajo. Detrás, Armen tiene la mirada fija en la nuca de Arlos, dedicada a odiar cada uno de esos cabellos. De pie en la costa, Icardo primero los ve acercarse, luego pasar, luego alejarse. Es la hora del atardecer. Esta noche, piensa Icardo, habrá problemas.

Join the Conversation

No comments

  1. Arlos, por su parte, pensaba en qué excusa inventar acerca de la carta de Irta que Armen había encontrado esa mañana.

Leave a comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *