Color y gusto

Si tiene otro color no puede tener el mismo gusto, a menos que me ponga a comer con los ojos cerrados.

Es lo que pasa con esas galletitas Oreo que traen propaganada de Shrek 2. El relleno es verde. El envoltorio dice “Mismo gusto”, pero sólo un ciego puede creerles. Una vez que el color fue visto, ya no hay caso: el gusto es necesariamente otro.

Join the Conversation

No comments

  1. Por las dudas, revisen fecha de vencimiento… no vaya a ser que el color se deba a los hongos y no a la promo del ogro.

Leave a comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *