Woody Allen

Soñé que en un restaurante había una pareja bastante ruidosa, que de algún modo conseguía mancharle la corbata al hombre de la mesa de al lado. Ese hombre era Woody Allen.

Woody Allen iba al baño a limpiarse la corbata. De un gabinete pequeño, que colgaba de la pared, sacaba algo como un sobre de azúcar, que en realidad era un quitamanchas. Lo abría y rociaba un poco de polvo blanco sobre la corbata. En ese mismo instante la corbata quedaba limpia.

En el gabinete había un espejo oxidado y otros dos sobres de quitamanchas. Woody Allen, nervioso, bajito, se llevaba los dos sobres y empezaba a rociar con el contenido a los dos integrantes de la pareja ruidosa.

Por alguna razón los ruidosos ahora estaban callados, leyendo. Y por alguna razón permitían sin protestar que Woody Allen los cubriera con ese polvo blanco, el pelo, la cara, la ropa.

Ahí me desperté a medias, y fue un acto más consciente imaginar que el sueño terminaba con Woody Allen comiendo tranquilo, mientras el sitio que había ocupado la pareja, gracias al quitamanchas, ahora estaba vacío.

Join the Conversation

No comments

  1. Bue… en este momento me voy a desayunar…

    No he dormido y tu sueño, aunque sinceramente no soy fan de Woody Allen, me acompañará mientras pido unos molletes y café barato (ese del bueno, el que se usa en las pláticas).

    Estaré pendiente, esperando a que me borre.

  2. Además de quitamanchas debería haber incorporamanchas, para aquellos que maldigan su inmaculada moral y su intachable trayectoria, y quieran jugar a ser niños malos

  3. No estaría mal andar con un sobrecito de esos en el bolsillo, para usarlo de vez en cuando con gente que “mejor perderla que encontrarla”… Cuando logres retornar al sueño en cuestión, fijate si podés pasarme la dirección del restaurante.

  4. No se, yo me quedé colgado con eso de que venga Woody Allen y te afane el sueño así. O acaso porque es famoso tiene derecho a invadir el sueño de otros?
    Porque seguro que si vos apareces en el sueño de Woody, él ni te va a reconocer (si ni siquiera se acuerda de vos) y te va a tomar como una persona anónima más de su inmerecido sueño.

    Estoy indignado. ¿qué le da derecho? ni te gastes más en soñar con ese, no se lo merece. ¡Hacerte algo así! y despues andamos todos comentando sobre los quitamanchas que usa Woody Allen, y seguro que es una franquicia de quitamanchas que garpó una fortuna (bah, no se si tanto) para contratar a Woody Allen para meterse en los sueños de personas honorables que merecen estar soñando con cosas más edificantes.

    Toy indignado y si me lo cruzo en sueños al clarinetista lo emboco. Y LE METO EL CLARINETE EN EL QUITAMANCHAS.

Leave a comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *