Los últimos días de diciembre

Los últimos días de diciembre son una época agotadora. Al trabajo y las penas de siempre se suma la carga psicológica de “fin de ciclo”. Los saludos entrantes y salientes no ayudan a aliviar. Cualquier interacción con otro humano, en la calle, en los negocios, en el ascensor, implica un agregado de “felicidades” o algo por el estilo. Los mensajes que llegan por email pesan el triple. Quienes trabajamos a destajo sufrimos la proliferación de feriados, las semanas demasiado cortas, las interrupciones en el flujo normal de la vida.

Me haría muy bien que el folklore de fin de año se desplazara, por ejemplo, a agosto. Y la Navidad a abril. Entonces sí, que quede un buen feriado el 1° de enero, pero que nadie diga nada.

Join the Conversation

No comments

  1. Y ni hablar de las cenas de despedida, todas amontonadas, como si fuera la única época del año en que estuviera justificado reunirse a celebrar, todos juntos a la vez, vamos, YA!
    Hecha la catarsis, muchas felicidades para todos!!!!!!!!!

  2. Y ni hablar de las cenas de despedida, todas amontonadas, como si fuera la única época del año en que estuviera justificado reunirse a celebrar, todos juntos a la vez, vamos, YA!
    Hecha la catarsis, muchas felicidades para todos!!!!!!!!!

  3. No Luisa es por el fin de año, todo se repite.
    Un amigo mío decía: “Es que a la noche se te junta todo junto” …y es como que el fin de año es una suerte de anochecer del año. Así que parafraseándoló diría que en fin de año todos los todo juntos se te juntan todos juntos, una suerte de efecto topadora de los vinculos y cosas que uno viene arrastrando por el año

    … eeeh, shalú.

Leave a comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *