Join the Conversation

No comments

  1. Es verdad, pero para mí nada es comparable al esfuerzo que hace falta para llegar hasta el consultorio del dentista, tocar timbre y no salir corriendo antes de que abran la puerta.

Leave a comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *