Join the Conversation

No comments

  1. ¡Calma, calma! No fue así. Lo dejó abandonado, desde ayer, en la mesa del living. Hoy, cuando lo llevaba a la escuela, le pregunté si iba a seguirlo, y me dijo que ya no se acordaba qué iba a poner. A la vuelta puse la hoja en el scanner, metí la imagen en el weblog, y luego devolví la hoja a la mesa del living. Veremos qué sucede.

Leave a comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *