Join the Conversation

No comments

  1. Cuando en el hospital me dieron la bolsa con las cosas de mi padre, su chaqueta estaba llena de papelitos como éste.
    En la novela son una metáfora importante.
    A veces entro en LMW y el corazón me galopa como si fuera a encontrarme de frente con algo importante, algo que me va a sacudir o a conmover. Y pasa. No sé cómo lo haces, sé que nada tiene que ver conmigo, pero me emociona.

    Un abrazo grande y melancólico.

  2. Sikanda/Norya: gracias. Ojalá supiera cómo va a ser el Gabriel del futuro. Creo que no va a dejar de sorprenderme.

    Paz: esto de los papelitos, como tantas otras cosas que a primera vista pueden parecer “pavadas”, tiene una carga importante. Es algo muy común en el arte moderno, y por eso merece el nombre de arte (aunque desde ya no pretendo que lo mío lo sea: para eso faltarían varios peldaños de elaboración y evolución). A veces uno sintoniza con una obra en particular, algo que para otros no tiene ninguna entidad, y se emociona: el contacto va más allá de lo literal de la obra, se establece en algún otro nivel, y es mérito del artista lograr esa conexión. En fin, no me voy a poner a teorizar sobre algo que desconozco en este comentario. Pero quería decirte que tu comentario significa mucho para mí, es un espaldarazo para seguir haciendo cosas como escanear papelitos para poner en el weblog y (lo que es aún más osado) pensar que valen la pena.

  3. Me intriga mucho ese rombito con números

    Qué es?

    No… mejor no me digas… prefiero imaginar.

  4. No los entiendo. Han sido arrugados y recuperados. Cuando la paelera desaparece ya no es tiempo de recuperar la papelera. Yo temo vaciarla. Son mis papelillos

Leave a comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *